15/8/17

Mujer soltera busca pianista - Kat French



SINOPSIS
Encontrar el amor no es siempre cuestión de blanco y negro… Lleno de humor, de intenso romanticismo y con un protagonista fascinante, este es el mejor libro para disfrutar de una divertida lectura.
Yo: rubia, romántica incurable, encargada de una tienda benéfica
Tú: inteligente, de buen corazón, pianista y dios del sexo.
Honey Jones tiene un problema: nunca ha tenido un novio que la haya satisfecho…
Por suerte, sus amigas, Nell y Tash, están decididas a ayudar, y así comienza la búsqueda del hombre perfecto para Honey.
Pero, cuando un desconocido se muda al piso de enfrente, el plan enseguida empieza a torcerse. Hal es reservado, maleducado y no cumple los requisitos de Honey.


A veces hay que experimentar y buscar cosas nuevas, aunque te expongas a que te salga mal. Y Kat French ha sido un bonito descubrimiento, tanto que me ha hecho buscar si había más libros de ella. En español solo he visto Un ardiente y largo verano de la colección Top Novel de HarperCollins, publicado en junio de este mismo año, pero 9,49€  me parece un precio desproporcionado para un ebook (en papel son algo más de 16 y creo que lo prefiero, es más tangible, siempre y cuando sepa que me merecerá la pena). Me temo que tendré que esperar alguna oferta.

Pero entremos en materia.
Mujer soltera busca pianista me sonó a comedia, a diversión, y a veces eso es algo que apetece, pero, aunque el título me  hizo fruncir el ceño y pensar en algo demasiado poco serio, esa portada diferente me llamó lo suficiente la atención como para leer el avance de los primeros capítulos. Y sí el inicio es un gran cliché (una joven que cree no tener el gen del orgasmo y un grupo de amigas que deciden mostrarle que está equivocada), el humor, la narración, el ritmo... todo eso me hizo comprarlo y querer descubrir si había algo más.
Y sí, lo había. Si rascas en la superficie hay mucha más profundidad de lo que el título promete. Y sobre todo encuentras un par de muy buenos personajes, psicológicamente muy bien retratados y con una buena evolución.. Y me ha gustado Honey, aunque peca de ser una protagonista de romántica demasiado típica, pero me ha convencido porque a lo largo de la lectura se mantiene coherente y es capaz de evolucionar. Pero quien más me ha sorprendido ha sido Hal que me ha tenido enganchada en todas y cada una de sus apariciones.
Algo a destacar: los diálogos y que la autora consiga que un protagonista con un 90% insultantemente idiota y un 10% de ternura, consiga que no solo Honey se enamore perdidamente. 

Hay situaciones ridículas, como en toda buena comedia, pero también escenas tiernas y contenidas, hay humor (Kat French es inglesa y eso se nota, de alguna forma escriben diferente), y no necesita de extensas (y clonadas) escenas eróticas para crear una buena tensión sexual.

Si te gusta una buena historia de amor, es una estupenda recomendación.


9/8/17

La chica del pelo azul - Laura Sanz.



SINOPSIS

Una historia de amor entre dos épocas

Álex Carmona poco se podía imaginar que el pergamino que había adquirido en una misteriosa librería la iba a llevar a la Inglaterra medieval. 
Allí conocerá a Robert FitzStephen, señor de Black Hole Tower, que desde el primer instante la fascinará y le hará cuestionarse todos sus principios.
Si bien el destino ha sido el artífice de que sus caminos se crucen, habrán de ser ellos los que decidan sobre su futuro. ¿Son novecientos años realmente una distancia insalvable?

He estado apunto de no publicar esta reseña. Y he estado a punto de no hacerlo porque la autora es mediática, gusta a mucha gente, y sé que una opinión no del todo maravillosa iba a ser poco bienvenida, pero no podría hacer una reseña fan-fantástica si no estoy convencida del todo. Con esto —quiero que quede claro—, no digo que no me haya gustado la novela. No es eso. Es solo que me sorprende el entusiasmo de las reseñas que he encontrado en la redes.
Debo de ser el perro verde del reino.

Para empezar diré que la historia, la trama en sí, no es original, pero la autora tiene una forma de escribir bastante fresca y directa que consigue que se lea con mucha facilidad. La novela Time travel (los viajes en el tiempo) es recurrente en el género Romántico y es difícil sorprender al lector con algo diferente. En ese sentido, La chica del pelo azul, aunque es predecible, es bastante correcta. 

Me gusta mucho la Edad Media y cuando leo ficción histórica, sin querer, busco títulos que tengan algo que ver con ese período. No soy una historiadora experta, es solo que me llama la atención, nada más. Sin embargo, esta novela aunque tiene muchos detalles de la época y se nota documentada y trabajada, la he leído a ratos. La narración tiene altibajos y tan pronto engancha y te hace pasar páginas, como repite ideas (sobre todo pensamientos de los protagonistas) o se recrea en detalles que no son determinantes en la historia y que quizá deberían dosificarse y no entregarse de tirón. Lo confieso, hay pasajes que los he leído en vertical. 
Para que os hagáis una idea de lo que quiero decir, os pondré un par de ejemplos. Está bien situar al lector, pero en el primer capitulo nos cuentan de tirón la infancia de la protagonista. No digo que no influya en otras partes de la lectura, pero ¿es necesario que esté resumida y junta? Es un capítulo sin un solo punto de diálogo y se me hizo largo, la verdad, además de que es justo al inicio y podría echar atrás a más de un lector que solo leyera el avance de Amazon. Otro ejemplo: la elaboración del jabón es fascinante, pero no tiene un peso específico, no altera la trama, no influye...

La alternancia entre épocas está bien marcada, no puede haber ningún tipo de error por parte del lector en ese sentido, pero creo que en algunos detalles las reacciones de Alex han sido un tanto superficiales. Entiendo que la protagonista es madura y una mujer moderna, pero parece poco preocupada por encontrarse en un mundo del que no sabe cómo salir y se acomoda rápidamente a su vida en el siglo XII, aunque eso sí, cuando lo descubre, a pesar de que se siente enamorada, no dudará en marcharse.

Y creo que eso resume mi experiencia con el libro. No puedo decir que la historia no me haya entretenido (a ratos), pero le queda mucho por pulir. Hay partes que me han gustado y otras que sentía que sobraban. Creo que cuando la autora comience a dosificar y recortar (que no es tarea fácil) se verá todo su potencial. Eso sí, tengo que decir que para ser una primera novela me parece bastante correcta.

La portada me gusta.






8/8/17

Un té frío y un refresco de cola: conversando con Marisa Sicilia.

eMe - Cuanto te paras un minuto a pensar en qué le preguntarías a una persona como Marisa, al menos a mi me asaltan un montón de dudas, sobre todo acerca de por dónde empezar. ¿Quiero saber más de la escritora? ¿Cómo es como persona? ¿Cuáles son sus trucos de oficio? En mi caso quiero saberlo todo y, a menos que plantee hacerlo por entregas (y encadenar a la autora a la pata de una mesa), no habrá tiempo para tanto. Así que voy a ir proponiendo las preguntas una a una y que la conversación nos lleve. Sin esquema ni guion.   Ojalá pudiera ser vis a vis con un café (o un té frío y un refresco de cola) de por medio, pero tendremos que conformarnos con las facilidades que nos da Internet. 


Marisa Sicilia empezó compartiendo sus historias en la web del Rincón, pero su primera publicación a nivel editorial, El juego de la inocencia, fue finalista en el IV Certamen de Novela Romántica organizado por Vergara y la web del Rincón allá por el 2013. El año anterior ya había sido finalista en el mismo premio con La dama del paso, novela que sin embargo no fue publicada hasta enero de 2015 con HarperCollins. En el listado de autoras seleccionadas en ambas ediciones, Marisa se codeó con nombres como: Lola Rey, Anna Casanovas, Isabel Keats, Marisa Grey o María José Tirado... Casi nada.


Imagino que tras la enorme alegría, uno se detiene a pensar en cómo puede repercutir esas menciones en su trabajo posterior. Ser elegida de forma consecutiva fue una buena presentación en el mundillo literario y, deduzco que también, una gran inyección de ánimo. Ahora que ha pasado tiempo y lo ves con cierta perspectiva, ¿crees que te ayudó? ¿Hizo que lectores, blogueros y editores te vieran de una manera más profesional? ¿Qué representa realmente un premio?


Marisa - Me gusta la idea de esa charla con toda la tarde por delante. Y ya que empezamos por el principio, te cuento. Sí que fue una sorpresa y un gran extra de motivación quedar finalista. Es difícil saber qué habría ocurrido, pero es muy posible que, si La Dama no hubiese aparecido en aquella lista, no se me habría metido en la cabeza la idea de publicar. Lo veía muy complicado, muy fuera de mi alcance. Es verdad que ya me había picado el aguijón de compartir lo escrito, pero había estado mirando blogs, informándome, y encontré mucha gente desilusionada, contando lo difícil que era abrirse camino en esto. Yo llevaba relativamente poco tiempo escribiendo y no quería amargarme la vida porque no me publicaran. Si no hubiese quedado finalista, seguramente me habría conformado con seguir subiendo capítulo a capítulo en plataformas gratuitas y, como había sucedido hasta entonces, habría pasado muy desapercibida, porque darte a conocer es fundamental para que te lean. En ese sentido ser finalista también ayudó, porque me animó a internarme en las redes. Soy muy reservada, me horroriza molestar y, al principio, incluso solicitar amistad en Facebook e iniciar una conversación se me hacía un mundo.
El Certamen me dio la excusa para pedir amistad a Isabel Keats, a Anna Casanovas, a Marisa Grey… y solo puedo decir que fueron todas tan amorosas, aprendí tanto con y de ellas, que eso también influyó en que olvidara los inconvenientes y decidiese que quería intentarlo.
Y en cuanto a lo que representa un premio de cara a los lectores, diría que es un buen cartel de presentación y que despierta una curiosidad añadida, pero es cierto que hay tantas novelas, tantas nuevas publicaciones, tanta oferta, que hacerte ver es poco menos que misión imposible. Hay que luchar con uñas y dientes por la visibilidad tengas o no un premio detrás respaldándote. 


eMe - En 2013 presentaste La Dama del paso y en 2014 El juego de la inocencia. Las dos fueron finalistas; menudo debut y menudo empujón. Sin embargo a B de Books le interesó publicar El juego y eso me lleva a otra pregunta. Puede que la historia de Louis y Hèlene sea más... comercial, sobre todo porque rezuma erotismo y sabemos que eso no deja a nadie indiferente, pero ¿qué pasó con La Dama?

Marisa - Me hice una lista con varias editoriales y se la envié. Por aquel entonces comenzaba el boom de la autopublicación y pensé que, si no había suerte, yo también probaría. Hasta ese momento, me había tomado lo de escribir en serio, pero digamos que como aficionada, a partir de ahí traté de hacerlo de un modo más profesional. Aprendí a pulir y corregir, a maquetar, abrí el blog, me empecé a relacionar con autoras y lectoras, me fije en cómo les iba a otros y qué cosas funcionaban y cuáles no, y seguí escribiendo.
Lo tenía todo listo para autopublicar La Dama cuando quedé finalista de nuevo con El  juego de la inocencia y me ofrecieron formar parte de la Selección RNR, así que cambié de  planes. Salió primero El juego y mandé La Dama a más editoriales, y después de haber esperado  meses sin resultados, en HQÑ me contestaron en dos semanas y me dijeron  que la querían. Y ahora, visto con perspectiva, estoy  convencida de que era donde debía estar, porque esto es como el amor, no  funciona con todos, solo con la pareja adecuada.  Con las novelas  ocurre igual, hay que encontrar el lugar donde encajan.

eMe- Dices que con La dama, aunque la enviaste a editoriales, lo tenías todo preparado para autopublicar. ¿Ya no has vuelto a pensar en ello?

Marisa - Autopublicar es algo que me gustaría probar, porque tener todo el control sobre el proceso y la información en tiempo real es algo demasiado atractivo para rechazarlo sin más. Me siento afortunada de trabajar con HarperCollins y he tenido una buena experiencia con Ediciones B, aunque estoy convencida de que cada vez más autores apostarán por la autopublicación. Por esas ventajas de las que hablaba y por el aliciente de un mayor margen. Pero a la vez, creo en ese compromiso autor/editorial en el que ambas partes se esfuerzan por ofrecer un buen producto y llegar a la mayor cantidad de lectores posibles.
Por eso cuando veo a algunos autores autopublicados quejarse (que conste que las quejas están muy extendidas por todos los sectores) a cuenta de la visibilidad, de la competencia, de esa teórica desventaja… La verdad es que no lo veo así. Quienes apostamos por trabajar con una editorial tenemos que aguardar vistos buenos, respetar plazos de espera, mantener tiras y aflojas con portadistas y correctores y renunciar a ese posible mayor beneficio para competir en un mercado tan saturado o más que el digital. Somos los últimos románticos. Si fuese más práctica seguramente no me lo pensaría dos veces y autopublicaría. 

eMe-  Sigamos con tu carrera. Tras publicar La dama del paso  —que directamente fue a la colección Top Novel de HarperCollins—, mientras escribías tu primera historia contemporánea (Tú en la Sombra), la Selección te da la noticia de que quiere sacar a la luz las novelas que tenías en su web: Mentiras y sueños y Kate Bentley. Sin embargo, a pesar de contar con varias publicaciones, creo que mucha gente te ha descubierto gracias a La dama del paso. ¿Crees que has sido la novela que te ha dado más proyección?

Marisa- No estoy segura, diría que todas han aportado su grano de arena. Cuando salió El juego de la inocencia hubo mucha gente que se fijó en ella porque tiene ese tono provocador y tiene a Louis, que otra cosa no, pero no deja indiferente. Cuando se publicó La dama, me encontré con mucho más cariño del que esperaba, pero también hubo quien la leyó y me dijo que había echado de menos ese tono más divertido de El juego. Y cuando llegó Tú en la sombra, muchas lectoras que no me conocían porque no leen histórica, me dieron una oportunidad y no salió tan mal porque es la que más se ha vendido. Al ser bastante distintas entre sí, cada vez que voy a publicar me siento como si empezara de nuevo. Cada nueva historia tiene que ganarse a sus lectores. 



eMe- Cierto, cada historia tiene su tipo de lector aunque no es fácil encontrarlo. En realidad, el autor solo puede mostrarse; los lectores son los que te eligen. Hablemos de publicidad. En un mundo en el que casi todos los anuncios de los escritores van dirigidos en una sola dirección: mírame, cómprame, léeme, tú has encontrado un punto medio. Eres amable, respondes, compartes cosas diferentes cada vez, dejas tu opinión en los blogs que visitas... En serio, creo que eres un modelo a seguir. ¿Es la visibilidad un quebradero de cabeza?

Marisa - Intento ofrecer un perfil “amable” porque soy la primera a la que le molesta encontrar demasiada agresividad. Es muy pesado y no hay quien aguante a una persona que está solo diciendo “compra, compra, compra” y lo hace al mismo tiempo en Twitter, en Facebook y en Instagram. Creo que es más fácil despertar simpatía y encontrar afinidades si ofreces algo más que solo publicidad. Pero eso también lleva tiempo, y aunque me preocupan más cosas, y me gusta hablar de series y de otros libros que no sean los míos, e igual que a todo el mundo me interesa la actualidad y las noticias, también tengo la sensación de que, si me pusiese a hablar de eso, no haría otra cosa, y por eso apenas comparto temas personales y pocas veces cuento si he tenido un día horrible o estupendo, porque no quiero dejarme abducir aún más por las redes. Prefiero las distancias cortas, y tampoco creo que decir cien veces al día “compra mi libro” haría que vendiese más. Y aunque fuera así, no sé si me compensaría. 

eMe - Eso nos lleva a otro tipo de visibilidad: los blogs literarios. La avalancha de creación bitácoras parece imparable, pero lamentablemente, la mayoría se centran solo en las novedades. Hay libros que parece que los lee medio mundo por el alud de reseñas que aparecen a la vez, mientras que otros autores carecen de presencia; no hay distribución de libros, no existen. En tu caso, van apareciendo comentarios aquí y allá de forma lenta y salpicada, como si hubieras encontrado un punto medio y hayas conseguido lectores uno a uno. Y tengo la sensación de que se debe a esas afinidades que comentabas antes, a ese seguir a otra gente e interactuar. ¿Cómo es tu relación con los blogs? ¿Te piden que les envíes novelas para reseñar?

Marisa - Valoro mucho el trabajo de los blogs. Una novela que nadie reseña, que nadie comenta, es casi como si no existiera. Además, no solo comentan, también están los fan arts y las imágenes que comparten. Imágenes y montajes más originales, más elaborados y cuidados que los que hacen las propias editoriales, con lo que la labor de marketing se reduce al envío de ejemplares y, aunque lo considero legítimo, también veo cierto desequilibrio. Como autora claro que a mí también me gustaría que una de mis novelas fuera una de esas lecturas que parece que hay que leer sí o sí, pero como lectora reconozco esa sensación de saturación que mencionas y que tiene el inconveniente de dejar de lado a novelas que también son interesantes y merecen ser conocidas, pero quedan ocultas por el hype del momento.

Y en cuanto a los libros a cambio de… De vez en cuando alguien te escribe y se ofrece a reseñarte a cambio de que le envíes un ejemplar en papel o te pregunta si lo cedes para un sorteo, y ojalá tuviera decenas de libros y pudiera enviarlos a todo el que me lo pide, pero no es el caso. La editorial te cede una cantidad limitada y suelo regalarlos, porque por mucho que los quiera no necesito doce copias iguales, pero siempre los entrego sin condiciones, ni siquiera la de leerlos, porque no creo en leer por obligación ni por compromiso.  Por eso, una de las cosas más bonitas es que pasen los meses y la novela siga viva, que se siga leyendo y comentando, aunque ya no sea novedad.

eMe-  Gracias por la parte que me toca (me refiero a tu valoración sobre el trabajo de los blogs). Yo compro mis novelas; creo que es la mejor forma de ayudar a los autores (comprar y comentar), pero por otro lado, igual que tú, veo lícito que las editoriales cedan ejemplares, aunque ya que lo hacen deberían exigir buenas reseñas (entendiéndose por buenas, las analíticas, las que te hacen ver cómo es el libro y no son solo las que se llenan fotos bonitas, acumulaciones de adjetivos positivos o las que se limitan a un resumen ampliado de la sinopsis y una puntuación con estrellitas).

Marisa- Hay un peligro tal y como funciona ahora mismo el sistema, que es lo que yo llamo el efecto unboxing. A veces tengo la sensación de que importa más cuántos libros han llegado esa semana y lo bonitos que son, que el contenido en sí. No deberíamos conformarnos con que la finalidad de los blogs sea la de hacer de escaparate. Yo no me conformaría. Por eso me quedo con quien sabe transmitir lo que tiene de especial una lectura y no duda en explicarlo si no lo ha sido tanto. Lo que no puede ser es que todo sea maravilloso. Quizá de ahí vienen esos comentarios de “me alegra que la hayas disfrutado” incluso cuando una reseña es muy negativa. Ya no es solo que a veces ni se lea y se pase solo por conseguir el comentario de vuelta (otra mala costumbre), es que estamos tan poco acostumbrados a las reseñas críticas que muchos dan por hecho que todo va a ser super positivo.

eMe- Total y absolutamente cierto. A veces creo que esos envíos solo tienen una finalidad: la visibilidad. Y poco importa qué se dice, el fin parece que sea que, al escribir en Google el título, aparezca una entrada más.  Esperemos que la epidemia no se convierta en pandemia.

Antes de ir a por tu última novela, una pregunta de lectora a lectora. ¿Cómo escoges tus lecturas? ¿Eres metódica? De esas que van con su lista a todas partes y no se la saltan por nada del mundo. ¿O quizá caprichosa? “Tengo un pálpito con esta novela y la quiero leer ya”. ¿Hay algún influencer en tu vida? ¿Tienes blogs de cabecera que te descubren autores desconocidos?

Marisa- Soy más bien caprichosa. Tengo una torre enorme de pendientes en la esquina de la librería del salón, más los que guardo en digital, pero si algo se me antoja no dudo en saltármelos. Y sí que me dejo tentar, sobre todo por las amigas con las que coincido en gustos y me dicen “no te lo puedes perder”. Y soy muy cotilla, así que sigo montones de blogs que me han descubierto autoras o me han servido para reafirmarme en que tal o cual libro no era lo mío. Y eso también es de agradecer. 


eMe- Hablemos de El último baile.

Has arriesgado, como casi siempre. Has escogido una época poco o nada frecuente en el género; has modificado la estructura y empezado tu historia por el final; tus personajes vuelven a ser perfectamente imperfectos: humanos, sensatos, alocados y, sobre todo, vividores. Pero no vividores en el sentido que de la palabra nos da el diccionario, sino de personas que viven, aman, sienten, disfrutan, yerran... Respiran vida. En pocas palabras: has vuelto a sorprendernos con una historia que te toca el alma. De nuevo has conseguido que al cerrar el libro, el lector diga: “Esta, sí”. ¿Sabes que cada vez pones el listón más alto? Estoy segura de que, aunque por modestia no quieras admitirlo, sabes que es un gran trabajo.  Y yo me siento muy orgullosa de que libros como este tengan la etiqueta de Romántica. Si de alguna forma hay que dignificar el género, es así. Nada de discusiones, nada de gritar que existen libros con calidad, lo mejor es demostrarlo. Y este libro, con el marketing apropiado, podría ser uno de esos que salen de vez en cuando y saltan fronteras para atraer lectores.

¿Qué ha significado, a nivel profesional (y emocional también, si quieres) escribir una novela como El último baile?

Marisa- Es difícil contestar a esto. Verás, sí que creo que es un buen trabajo, y la forma en que lo valoro tiene sobre todo que ver con lo que trataba de alcanzar y lo que conseguí, y en El último baile esos dos puntos están muy cerca. Más que, cuando comencé a idearla, veía un montón de dificultades. Me preocupaba ser fiel al momento histórico y reflejarlo, y no estaba segura de si sería capaz de contar de forma fluida tantos años y saltando de un momento a otro, además quería que quien lo leyera pudiera entender a los protagonistas, pero sin tratar de justificarlos ni maquillar sus comportamientos. Y cuando la terminé, me sentí muy feliz y muy emocionada porque después de tanto tiempo de llevarla solo en la cabeza, finalmente estuvo ahí, en las 320 páginas de Word.
Así que tanto a nivel profesional como emocional fue muy intenso y aún lo es, porque cada nuevo comentario me hace volver a ellos. Ahora, en cuanto a lo de traspasar géneros… Sí que pienso que El último baile es una de esas historias a las que las etiquetas les van un poco justas, aunque, tal como yo la veo, es profundamente romántica, pero acepto que haya lectoras que esperen algo distinto de ella. Es complicado. A veces siento que tengo que enfrentarme a un doble hándicap, el de las lectoras a las que no acabo de convencer porque me salgo un tanto de los cánones, y el de quienes ni siquiera consideran leerla porque la etiqueta de Romántica ya les echa para atrás.

Pero nadie dijo que fuera fácil, y estoy convencida de que es necesario que existan distintas voces. Yo apuesto por la mía.
eMe - Cuando dije que podía traspasar fronteras me refería a eso, a que es una novela que podrían leer y disfrutar lectores de otros géneros. Otra cosa son los prejuicios que supone una etiqueta, claro, pero eso es inevitable aunque sea una pena.

Supongo que como a otras lectoras, algo que me gusta de tu trabajo es que arriesgas y no fabricas clones uno tras otro.

Marisa- Tengo que variar porque si no, siento que me repito y me bloqueo, pero soy consciente de que ese ir de un extremo a otro, de un reino medieval inexistente a una historia actual con la corrupción y los juzgados de Plaza Castilla de fondo, o del estilo más atrevido de El juego a otro como Kate Bentley, que en el momento en que la cosa va más allá de un beso cae un tupido velo y en el siguiente capítulo ya es de día, pues... tiene ventajas e inconvenientes. Pero reconozco que me lo paso muy bien cambiando el tono y los esquemas y cruzo los dedos cada vez que alguien me cuenta que alguna le ha gustado y va a seguir leyendo.

eMe - Es un placer charlar contigo, pero no quiero acabar esta entrevista sin que nos cuentes qué tal van tus proyectos de futuro. ¿Publicas pronto? ¿Estás escribiendo?

Marisa - Aún no tengo fecha, pero sí una novela terminada. Se publicará también con HarperCollins y volverá a ser distinta. Actual y con un tema espinoso de fondo, con dos protagonistas que me gustan mucho, mucho y un secundario que me ha enganchado tanto que por primera vez he decidido que merece tener su propia historia. Así que aunque serán independientes, en cierto modo son complementarias, y si la primera transcurre en París, con esta he vuelto a Berlín. Y esto sí que es una primicia, porque no me gusta adelantar acontecimientos. ¿Qué le has echado a mi Nestea? XD

eMe-  ¡Prometo que nada!  :D  No imaginas cómo me gusta escuchar eso.  ¡Dos por una! Bueno, no te preguntaré porque sé que no vas a soltar prenda, pero no por falta de ganas. Marisa, ojalá algún día tengamos un verdadero tête à tête; ha sido muy bonito pasar la tarde contigo. Mucha, muchísima suerte en tus proyectos futuros. Estaré pendiente, no pienso perderme ni una sola de tus novelas.
Un abrazo grande.

Marisa- Estoy segura de que antes o después habrá ocasión para ese encuentro y tendremos más cosas que contarnos. Muchas gracias por la charla, por el buen rato y por el cariño y un abrazo enorme también para ti.