22/3/15

Entre dos bandos - Laura Nuño












A Lucía de Galán, la bella y jovencísima hija del marqués de Luengo, le ha llegado el momento de conocer a su prometido, el duque de LaFontaine, con quien su cruel y malvado padre la obliga a casarse. El apuesto duque no solo es francés, enemigo de la Patria, sino también un feroz cazador de guerrilleros. La disyuntiva se presenta porque la dulce Lucía, siempre preocupada por hacer justicia y proteger a los más débiles, ha estado ayudando a los guerrilleros de Velilla de San Antonio a luchar contra el bando enemigo. Sin embargo, el duque se presenta como un hombre justo y ecuánime, seductor y comprensivo, y ni siquiera pretende hacer uso de sus derechos de alcoba. ¿Podrá alguna vez confiar en él? ¿Se dejará Lucía arrastrar por la pasión que prometen sus ojos? Sus primeros días de casada la empujan a un torbellino de emociones y dudas que amenazan su lealtad y su oscuro secreto. Pero el duque también oculta algo a su joven y chispeante esposa...

    Lo mejor sin duda de este libro es la historia, la que protagonizan Lucía y Gabriel en mitad del caos que era la España de los años 1808-1812, período en el que se desarrolla la historia, con el ejército francés campando a sus anchas por las calles de los pueblos y ciudades de nuestra tierra.
    Tras relatar un episodio crucial que ocurre unos años antes y al que volverá la autora una y otra vez a lo largo del libro, nos centramos en conocer a los personajes. El duque de LaFontaine impacta, a pesar de ser un puro cliché, como pocos personajes de los libros de romántica. Su forma de hablar, de mirar, de moverse... No os digo más, no es algo que se pueda explicar: Hay que leerlo.
 Lucía también es una protagonista que deja huella y es que la autora consigue que comprendas sus miedos y emociones y te metas en tu piel, pero tampoco podemos olvidar al gran elenco de secundarios. Ellos también son muy reales y se hacen querer u odiar según se tercie.
   La escritora nos mete de lleno en el misterio que les rodea y los secretos que no parecen dispuestos a confesar, además de cuidar y trabajar en la ambientación y la documentación de la época. La historia te lleva en volandas y, aunque en la parte central hay pasajes que podrían haberse simplificado y que no hubieran afectado para nada el argumento, sino que por el contrario le hubieran dado dinamismo a la novela, la intriga y el querer saber te lleva hasta el final de sus páginas casi sin pensar
   El lenguaje está cuidado, aunque hay partes que quizá se exceda en el empleo de los adjetivos, sobre todo de algunos que por no ser propios del uso coloquial hacen que sea muy evidente su repetición. Esto ralentiza la lectura y, aunque entiendo que la época lo requiere, la narración sería más fluida si no se reiterara en ello.
   Pero es una historia bonita, tierna y con fuerza y con un final que sorprende, lo que lo convierte en un libro que merece la pena. Así que a leer. Ya me contaréis que os parece.

Pd: La portada no me trasmite romántica histórica... pero es preciosa.