30/7/15

No te escondas de mí - Poppy García














SINOPSIS
Fue leer aquel nombre por segunda vez y todo en la vida de Rebeca Castea se precipitó. Viajó a Inglaterra dispuesta a encontrarle a toda costa como si la vida le fuera en ello pero a cada paso, su controlada, organizada y predecible realidad comienza a desbocarse.
Menos mal que él, por fin, ha recuperado las riendas de la suya. Volver a casa será el último paso para por fin respirar tranquilo y decidir cómo volver a empezar sin nada que le saque de las reglas que ha impuesto a su alrededor. Por suerte, en su existencia ya no hay cabida para las sorpresas.
Ninguno de los dos ve venir el combate que les espera, pero así son las cosas de la vida ¿y del amor?


"Tú" llamó mi atención (Enlace reseña) a pesar de todos los inconvenientes en cuanto a corrección que encontré en su lectura. La llamó tanto que, en poco más de un mes, Poppy se convierte en la primera de las autoras que repite en este blog.


Con este, su segundo libro, tengo que confesar que me ha pasado lo mismo. Mientras ha durado su lectura me he abducido del mundo mientras tenía el e-reader entre los dedos. Y no solo eso, tras apagarlo, el run run seguía en mi cerebro. 
En realidad disfruto cuando termino una historia y no puedo de seguido empezar otra. Cuando lo leído se queda conmigo unos días y las cosas que me rodean, sin querer, me llevan a sus letras de nuevo. 

Otra historia en primera persona, y sí, seguro que a esa frase le habéis puesto tono. Ya conocéis lo que puedo llegar a protestar cuando el narrador es el protagonista. Sabéis que me cuesta y que prefiero la tercera, pero con esta novela, de nuevo zas en toda la boca. No puedo ponerle ni un pero (¿Acabaré por acostumbrarme?). Los personajes hablan, te trasmiten sus sentimientos y te seducen con sus emociones.
En un primer bloque habla ella y te enamoras. Rebeca es un personaje auténtico, muy muy real y verdaderamente entrañable. Es un ratoncillo de biblioteca, tímida y asustadiza pero con unas convicciones fuertes. Después, él (suspiro prolongado), y con su monólogo interno ves su evolución y transformación, sus motivos, su tristeza, sus porqués. Por un corto período, apenas un capitulo, un buen amigo nos dará una visión externa de la pareja y es curioso ver el conjunto desde fuera una vez que conoces lo que pasa en el interior. El tramo final del libro de nuevo vuelve a manos de sus protagonistas y el final, pues no podía ser de otro modo. Quizá se pueda pensar que es previsible, pero... no podría acabar de otra forma.
Lo fuerte de esta historia son sus personajes principales. Lo bien perfilados que están, lo coherentes que suenan. Es una historia de ficción y el amor está idealizado para que suspires por él en todas las páginas, pero es genial porque se ve creíble.
Reflexión: Ains que malos son los celos, cuantas tonterías nos llevan a cometer.

Otro punto fuerte que hace que sientas que es una historia de verdad es la documentación y la ambientación de la novela. Todos los temas que aborda, desde la decoración de la vivienda, los programas de televisión, los encuentros en el gimnasio, hasta los trabajos de ambos: todo está bien llevado. Y sin largas ni aburridas descripciones te metes en escena sin problemas.

Mención para los personajes secundarios: James, Bibian, Cavendish, Claire... (que oportunas sus llamadas, ainss). Todos ellos (y alguno más que no cito a conciencia) redondean y le dan cuerpo a esta historia.

Vuelvo a poner un pero, el mismo que en la novela anterior. Un libro no debería llegar así al lector. Necesita seguir unas normas y jugar como el resto. He vuelto a tener la sensación de encontrarme con un manuscrito inédito que está a falta de pulir para presentarlo al mundo. Y no por faltas ni errores, que la autora demuestra que sabe lo que quiere expresar y lo hace con soltura, me refiero al uso de los guiones, las comillas, las comas de los vocativos... etc. Nada que no tenga arreglo.

No puedo cerrar esta reseña sin citar a dos secundarios de lujo de los que no he hablado. Primero, un sofá categoría uno, algo extraño y preciado, raro de encontrar y que juega un gran protagonismo, y después a Paco, que me ha arrancado una sonrisa cada vez que aparecía en escena.

Ya lo dije en la reseña de "Tú": ¡Poppy, sigue escribiendo!
De verdad creo que tienes mucho talento.