12/4/16

Hasta que llegaste - Kristan Higgins



SINOPSIS
Posey Osterhagen tiene mucho que agradecerle a la vida. Es la propietaria de una exitosa empresa de rehabilitación de edificios, su familia la arropa y tiene un novio, o una especie de novio. Aun así, le parece que le falta algo. Algo como Liam Murphy, un tipo alto y peligrosamente atractivo.
Cuando Posey tenía dieciséis años, ese chico malo de Bellsford le rompió el corazón. Ahora que ha vuelto, está de nuevo en peligro. Lo que tendría que hacer ella es darle calabazas pero, en cambio, el destino parece tenerle reservado algo distinto.
Qué pequeñas, o no tanto, joyas nos perdemos a veces por desconocimiento.
Compré este libro en una promoción de Amazon hace unos meses. Lo adquirí porque sí, sin referencias ni recomendaciones, solo porque me llamó la atención y porque tenía un precio inmejorable. Lo compré y lo olvidé, como me pasa tantas y tantas veces. Y, semanas más tarde empecé a escuchar sobre la autora y sobre el libro que ahora más se promociona en las redes: "Entre viñedos", traído a España a primeros de año por Libros de Seda, al igual que esta historia. 
Sin buscarlo, llegó hasta mi que la autora había ganado un premio Rita, que tenía una buena trayectoria profesional, que en nuestro país era una absoluta desconocida... Todo cierto y añado que repetiré con ella en cuanto tenga ocasión.

Con esta novela me he reído, me he solidarizado con los protagonistas, me he sentido que podía formar parte la historia... ¿Y por qué? Porque me la he creído a pies juntillas.
La trama es... clásica. O por lo menos tiene un planteamiento que lo es. Y la historia finaliza, como muchas las que nos traen las autoras norteamericanas, con un happy end por todo lo alto. Pero está tan bien escrita, tiene unos golpes tan graciosos, de un humor consolidado, de ese que no parece barato, y los personajes están tan pulidos, bien construidos y son tan cercanos, que se disfruta al máximo.

Os puedo asegurar que no soy de risa fácil y con esta novela he tenido momentos de soltar una risotada escandalosa por algún tremendo comentario de la protagonista. Es tán fácil verla, tan sencillo identificarse con ella. También ha tenido momentos de lagrimita, pero de esas que te hacen sonreír por debajo. Sé que a menudo es por culpa del lector, sobre todo por su estádo de ánimo al tratar con una lectura, y que también ocurre por la capacidad del autor para transmitir lo que desea, pero me gusta sobremanera cuando los libros consiguen eso: emocionarte, meterte bajo la piel de los personajes y sentirles un poco tuyos.
Es una de esas historias que te hace pasar un rato a lo grande.

Posey se ha hecho mayor, pero el regreso de Liam Murphy vuelve a sacudir sus cimientos. Es lo que tiene el primer amor, platónico o no, que nunca llegas a olvidarle del todo. En este reencuentro los protagonistas han crecido, tienen una historia a sus espaldas y han de lidiar con todo ello. Ella, la chica torpe y adorable con la que en muchas ocasiones te identificas, él, que era un malote (o no tanto) en su juventud ha regresado envuelto en una madurez irresistible.
Escenas absurdas, encuentros irrepetibles y mucha magia en el ambiente.

Repetiré. No sé si con la recién publicada "Entre viñedos" o con otra (odio empezar una serie y quedarme a medias, probablemente espere a ver si deciden traer una segunda parte), pero estoy segura que Kristan Higgins ya es una autora que volverá a mi biblioteca.