25/2/15

Gigoló. El amor tiene un precio - J. de la Rosa.













Ganador del I Premio Titania Novela Romántica y primer autor español que publica en este sello.
Una versión moderna del cuento de La Bella durmiente, donde la protagonista despierta a la vida tras el beso del “príncipe”. Una historia de amor sobre la belleza de las relaciones imperfectas.
Su novio está de viaje, sus amigas ocupadas y María ha decidido hacerlo: contratar los servicios de un gigoló por una sola noche. Sin embargo aquella experiencia de sexo pagado con un desconocido (Allen) quizá sea más trascendente de lo que esperaba. Dos años después se encuentran de manera fortuita, cuando ella está a punto de casarse con el hombre de su vida. Así descubre que Allen lleva desde entonces buscándola, y también que una noche de sexo por 500 libras ha podido cambiar sus destinos para siempre. A partir de ahí, María deberá elegir si continúa su perfecta vida tal y como estaba planificada desde que era una niña o si se deja arrastrar por Allen, un hombre tan atractivo como peligroso, y de quien no puede salir nada bueno... ¿Será capaz María de evitar a Allen? ¿Podrá seguir con su vida tras reencontrarse? Porque no hay mayor traición que ser infiel a una misma, José de la Rosa nos muestra que es posible salirse del guión y empezar de nuevo.

Proliferan las reseñas de este libro como setas, pero no he podido más que sumarme a la marea y, aunque portada y título no me llamaban demasiado además de que no le hacen "justicia" al interior, como el autor me cautivó con "Siete razones para no enamorarse" y "La leyenda de tierra firme", estaba deseando algo nuevo suyo para dedicarle algo de mi tiempo.

Primer premio del recién estrenado sello "amour" de Titania, Ediciones Urano y vaya que sí: ¡Muy merecido! El libro está muy bien escrito: Los tiempos, el ritmo, el fondo, los personajes...
Sin caer en demasiada retórica he visto este libro más trabajado, con descripciones ricas y vocabulario elegante, pero como digo muy comedido. Con el punto justo para que leer sea un placer.
Allen, el protagonista masculino, es la antítesis de lo que puedes pensar que es un gigoló. No tiene nada de sórdido: es cálido y natural y María es... tu vecina, tu compañera de piso o alguien de tu familia. Es real. No es que su carácter sea débil, es que se ha adaptado tanto a la vida que tiene que no ve más allá.

Hay escenas que te dejan enamorada de los protagonistas...
"Amor mío. en cuanto nos separa un espacio, me convenzo enseguida de que el tiempo es para mi amor como el sol y la lluvia para una planta: lo hace crecer. Apenas te alejas, mi amor por ti se me presenta tal y como es en realidad: gigantesco; en él se concentran toda mi energía espiritual y toda la fuerza de mis sentidos... Sonreirás, mi amor, y te preguntarás que por qué he caído en la retórica. Pero si yo pudiera apretar contra mi corazón el tuyo, puro y delicado, guardaría silencio y no dejaría escapar ni una sola palabra".
...y situaciones que no pueden sino poner una sonrisa en tu cara que, posiblemente, te durará hasta un par de días después de terminarlo.
Muy romántico, mucho y sin caer en un dulzor excesivo, lo que, a mi modo de ver tras ver la personalidad de los protagonistas, era uno de los grandes peligros de esta historia.

¿Recomendada? Sí. Al cien por cien. Sobre todo si quieres disfrutar y quedarte con una sonrisa en los labios.

Felicidades al autor por su premio y agradecimientos por dejarnos una de esas historias que te alegra el corazón.