31/8/17

Decálogo para bloggers - Cómo premiar a tu autor favorito.

Tengo algún que otro artículo sobre lo que considero que deberían de ser las normas básicas de un buen blog. He hablado de veracidad, de sensatez, de coherencia... De muchas cosas. Hoy quiero hacer referencia al autor. A ese ser que es el motor de todo: el creador de historias. 

Muchas veces hemos hablado de los blogs que colaboran con editoriales y siempre repetiré que, si tu blog es pequeño, si es algo íntimo y personal, el sistema te conduce a que acabes reseñando aquello que otros quieren: los libros que a los editores les interesa promocionar. El principal inconveniente es que pasas de tener una voz propia a leer lo que lee casi todo el mundo y te conviertes (previo pago del ejemplar) en un engranaje más de la editorial. Pero es totalmente lícito. Ellos ceden ejemplares para publicidad, tú los lees y aportas tu granito de arena haciendo la entrada en tu bitácora. Un trabajo como otro cualquiera. Algo muy distinto es cuando ambicionas a determinado autor y su editorial no distribuye ejemplares alegremente (no todas tienen un gran presupuesto publicitario), así que si te lo niegan no patalees; todo en esta vida cuesta dinero, sino para tí, para otros. ¿Qué hacer entonces? Sencillo: acosar al autor.
(Notese el sarcasmo, por favor).

No hay que confundir al autor con Santa Claus. Los escritores son gente como tú y como yo. Con sus propios problemas y vida. NO puedes (ni siquiera deberías pensar en ello) escribirle para pedir que te envíe un ejemplar con la excusa de que no conseguirás ver el día de mañana sin leer su historia. No hay que envanecerse creyendo que por el hecho de hacer una reseña, casi siempre amateur, tu amado escritor va a vender varios centenares de libros. Esto no funciona así. Le darás más presencia en las redes y puede que, como mucho, alguno de tus lectores se decida a leerlo, pero es muy probable que no consigas que el gasto que le supone comprarlo y enviarlo (si es que ya no le quedan libros de los cedidos por la editorial), quede compensado. A esta persona que firma la autoría de una novela, la editorial le cede como mucho diez, quince, ejemplares y tiene familia, amigos, gente a su alrededor que probablemente merezca el libro más que tú y que yo y que, sin embargo, le compran porque quieren que su estatus como escritor crezca. Así que ya sabes, si tanto deseas la novela, cómprala.
¡Ah! Y no se te ocurra ponerle cual rama de perejil si no te lo envía. Cada uno tiene sus motivos y son tan válidos, o más, que los tuyos (Umm, en realidad los tuyos huelen un poco).

Otra forma de premiar a tu escritor es NO hacer concursos a su costa. Bien, no pides el libro para ti, pero sí en tu beneficio personal. Aún no he visto un blog que compre un ejemplar y lo sortee, cosa que para mí sería lo lógico, al fin y al cabo es algo que es para tí, para tu bitácora, para tus lectores. Sin embargo, todos van a cuenta del autor. 
Si quieres subir como la espuma, no hay mejor manera: engatusa a un escritor (sarcasmo de nuevo). No te dirá que no, sobre todo si es novel, suelen ser gente sencilla y con buenas intenciones. Monta un concurso a lo grande en el que la condición principal es que te sigan, que te compartan y, ya si te acuerdas, pon como una de las condiciones que le sigan a él (qué detallazo, al menos se lleva algún seguidor extra, aunque ten en cuenta que si la gente acude en masa a tu bitácora para entrar en el concurso, es muy fácil que sea porque le conocen y ya le sigan desde mucho antes).
Nota: Si quieres hacer concursos para crecer, convence a la editorial, no al autor. Y si lo que deseas de verdad es premiarlo... Compra el libro que vayas a sortear.

Sé que vivimos en un mundo donde todo el mundo quiere aprovecharse del trabajo de otros para aparentar, ganar dinero o creerse importante, pero abramos los ojos, la vida es otra cosa y nuestros queridos autores, además de querer que los lean tienen que comer.

Piensa en ello, verás que tengo parte de razón.




2 comentarios:

  1. ¡Hola! Pues la verdad es que sí tienes razón, para que nos vamos a engañar. En mi caso, generalmente no suelo pedir ejemplares a autores, sino que son ellos los que me los envían (salvo que existan excepciones que ahora mismo no recuerdo). Suelo pedirlos a las editoriales, si colaboro con la del libro en cuestión, y si no hago lo posible por comprarlo (salvo que sea autopublicado, ya que no cuento con medios para hacerlo por el momento). Tenía muchas ganas de tener varios libros, uno este año y otros desde hace algún tiempo, y hace meses pude conseguirlos comprándolos.

    La verdad es que deberíamos tenerlos más en cuenta y "premiarlos" de la forma en que podamos: comprando y sobre todo recomendándolos para que otros puedan hacer lo mismo.

    Otro gran debate. ¡Así normal que no pueda salir de tu blog! :P

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis comentarios son siempre muy generales. A los autores se les pide libros, es un hecho, solo hay que preguntarles y siempre he pensado que sería muchísimo más correcto (Ya que además es en beneficio de tu propio blog) no hacerlo.
      No nos engañemos. El que es autopublicado porque todo sale de su bolsillo, el que va por editorial porque si no vende... no querrán sus próximos manuscritos. Es un trabajo y deberíamos de pagar por él.
      Gracias por pasarte, Rocío.

      Eliminar