12/4/17

La masificación y lo efímero de ser novedad.

Vivimos mensualmente un aluvión de publicaciones, tantas que los lectores no damos abasto para confeccionar una lista decente de lecturas. Y si unes el paquete de las editoriales al gran número de novelas autopublicadas, los números dan vértigo. 

Y puede que sí, que algunos lectores piensen que ese aumento de la oferta les permite hacer una selección mejor de las lecturas, pero a mi personalmente no me convence. Ante tal maremágnum es muy fácil perderse y solo "escuchar" las voces que hacen más y más ruido: aquellos autopublicados que se lanzan a una campaña obsesiva para que compres su libro (yo a esos los desconecto, bloqueo o desactivo notificaciones, paso de estar todo el día viendo lo mismo) y de aquellas editoriales con presupuesto para enviar libros masivamente a sus blogs concertados y tener con ello reseñas (o publicidad disfrazada de reseña)  aseguradas durante los próximos dos meses. 

Eso me trae a otra pregunta: ¿Por qué de un tiempo a esta parte las editoriales se han puesto a publicar de forma indiscriminada? Solo se me ocurre una respuesta: COMPETENCIA. Si sacan más y más libros, duplican o triplican sus opciones de aparecer en las listas de venta y en publicidad hecha por blogs o por los propios autores. Y ¿en qué se traduce esto? En más presencia y probablemente en más ventas, obvio. Lo normal es que ese aumento sea proporcional a un descenso en la calidad de la oferta, a menos que contraten más gente, cosa que dudo, hay menos tiempo para seleccionar, revisar, corregir... pero ese es otro tema . 
Este sistema, el de la abundancia, está pensado para la masa, para los que quieren tener la última reseña de la escritora de moda, para los que están esperando a que salga un determinado libro, pero el lector que no vive de los cuatro autores que acaparan las ventas, el que busca y rebusca hasta encontrar aquellas lecturas que le satisfagan... ese, va loco.

Pero aún así...
 ¿Cuándo una novedad deja de ser novedad?

¿Os habéis parado a pensar lo efímero que es esto de la venta de la escritura y por qué se publica tanto?  Con suerte, un autor se pasa tres, cuatro, cinco o seis... meses para escribirlo y a veces otros tantos para corregirlo y pulirlo (los que se escriben y se publican en menos tiempo suele ser complicado considerarlos libros). Y después pasan dos meses y quedan olvidados entre la marea de novedades que continúan y continúan saliendo. Y es que solo unos pocos perviven y se mantienen publicitándose (aquí ya me refiero al boca a boca) y vendiendo. Y si los buscas en digital... pues aún, pero ¿cuántos libros que  tienen poco más de seis meses están ya fuera del mostrador de una librería? Pues yo he llegado a la conclusión (puedo estar equivocada o no) que es debido a esa masificación de la que hablaba antes. Deduzco que como el espacio en las estanterías de un comercio es limitado (eso es más que evidente) y que las novedades tienen un porcentaje de ventas (ese ansia que nos puede por lo último) más elevado, los libreros devuelven los "obsoletos" y traen lo último de lo último. Es una rueda que gira sin fin. Pero el caso es que seguro que a todos os ha pasado eso de ir a comprar una novela que lleva algo (algo) de tiempo en las tiendas y os habéis vuelto locos para encontrarla porque... ya no está. 

Vivimos la cultura de la prisa, de "lo quiero ya".
Es tremendo.

4 comentarios:

  1. Hola Eme!
    No puedo estar más de acuerdo contigo. Esto mismo que dices es lo que llevo mucho tiempo pensando yo.
    Al principio esta avalacha de novedades era como estar en el paraíso. Cuando empecé a leer romántica encontrar una novedad para leer era como encontrar el Santo Grial (en ese tiempo los libros me duraban como máximo cuatro días), así que con todas las novedades tendría que estar muy contenta, pues no, ahora mismo me encuentro como cuando comes demasiado. Me pierdo entre tantas novedades, no doy abasto, aún no he terminado de leer los libros del mes que ya han salido a la venta los del mes siguiente. Libros que había pensado comprar se quedan olvidados entre la pila de los nuevos (menos mal que existe Goodreads). Para mí es una locura, ya que no solamente soy lectora de romántica, así que las novedades se me multiplican por dos o tres. En la actualidad existen más editoriales que antes, sin contar con los autopublicados, creo que lo ideal sería una o dos novedades por editorial y mes.
    En cuanto lo rápido que desaparecen las novedades de las librerías... muchos dirán que para eso existe Amazon o las webs de las librerías, pero yo soy de las que les gustan ir a la librería pasar horas rebuscando, manosear el libro, abrir por azar en una página y leerla, coger otro libro y estar indecisa entre ese u otro para terminar por llevarme los dos jajaja. Estoy acumulando libros que no voy a leer hasta pasado unos meses precisamente para evitar que cuando vaya a buscarlo ya no lo encuentre.
    Pienso que tiene que haber un termino medio entre la escasez de novedades de años atrás y la abundancia de la actualidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sonia.
      Es que hay meses que es una verdadera locura, no has terminado de escoger y ya tienes a la vista los siguientes.
      Y respecto a los libros en la mesa de una librería pienso igual. Me encanta ir, verlos, tocarlos... puede sonar friki pero ese olor a imprenta nuevo... También compro más de lo que soy capaz de leer, pero hay libros que no quiero quedarme sin ellos y sé que si no aprovecho después nanay.

      Gracias por pasarte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola!!
    Muy buena reflexión, con la que no puedo estar más de acuerdo. Estamos saturados... o al menos yo me siento así, yo de esas que hacen listas, pero al final, ni las termino siguiendo, porqye siempre sale algún libro nuevo que me apetece más que otro que me llamó la atención tan solo por la sinopsis.. y al final, seguro que me estoy perdiendo mucha calidad. Lo cierto es que, dejando de lado algunas autoras que tengo fijas y que siempre leo, me da igual lo que publiquen ya que son mis indispensables. El amplia abanico de opciones no tengo muy claro que sea bueno y como bien dices, detrás de todo no puedo haber la calidad necesaria. Creo, y es mi humilde opinión, que la necesidad de poner títulos en mercado hace que se estén descuidando ciertos pasos que deberían ser imprescindibles.... Una pena, porque mal que me pese, muchas de las novelas pasan sin pena ni gloria
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, muchas novedades se quedan en algo efímero. No se reseñan (el mundo blogger, al menos lo más visible, solo reseña los mismos libros) y como no se "ven", pasan sin pena ni gloria.
      Yo también tengo lecturas fijas, pero a veces he visto algún libro que me ha llamado la atención y si por lo que sea, no lo he comprado al momento, ya no lo he vuelto a ver.
      Gracias, Pepa! Como siempre es un placer tenerte por el blog.
      Un buen abrazo.

      Eliminar