18/2/16

¿Hay machismo en la novela romántica?

No pretendo juzgar, tan solo exponer aquellas cosas que me sorprenden y de las que me gustaría conocer vuestra opinión. Otro día hablaremos del "hembrismo" (no confundir con feminismo) que también lo hay, hoy quiero abrir debate sobre lo que lo que, en la actualidad, conforma el panorama de algunas novelas que se incluyen en el género.

La RAE dice que el machismo es:
Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.

Entiendo que años atrás el machismo pudiera ser asumido de manera normal, -no lo comparto, pero lo entiendo; la sociedad era muy diferente y la mentalidad de las personas también-, pero en la actualidad me choca que en la novela romántica se siga utilizando el viejo cliché de varón arrogante, prepotente, que usa a las mujeres en su propio beneficio y de partenaire a la mujer insegura que a pesar de saber sentirse utilizada, insiste en que ha sido "tocada" por el cielo al ser "elegida" por el guapo sin corazón, y, además, es feliz con ello.
De entrada a mi me parece una relación tóxica y me causa rechazo, y por supuesto, no me creo eso de que en el último capítulo él se transforme en un calzonazos y jure y perjure que lo que ha sido una constante en su vida era un error, y que ella evolucione y borre su inseguridad de un plumazo.
En la vida real, estas cosas pasan, me refiero al "macho" y la "sumisa", pero rara vez terminan así.

Lo que de verdad me sorprende es ver grupos de lectoras gritando enloquecidas: ¡Yo quiero un "comosellame" en mi vida! ¿De verdad? ¿En serio quieres que te humillen, que te traten de estúpida y que te utilicen?
Me refiero, claro está, a esas situaciones en las que la "historia de amor", por llamarla de alguna forma, comienza con una violación, o casi, con humillaciones constantes en el trabajo, con el hecho de hacer cosas con las que no estás de acuerdo por "satisfacer" a tu hombre... ¿De verdad eso es Romántica? No digo que no debería escribirse, ¡válgame Dios!, sino que no debería incluirse en un género que, desde siempre, ha proclamado otros valores.

En fin, que quiero saber qué pensáis.







15 comentarios:

  1. Es quizás el lastre más grande de la novela romantica... que no sabe diseñar (en muchos casos) historias de amor de las buenas. Sin que digan "eres mía" o nos traten como objetos. Por eso me asusto cuando veo a chicas diciendo que quieren a un chico como el protagonista de After. Porque ese libro está orientado a chicas jóvenes 15 - 18 que puede que algún día permitan que alguien las trate así. Porque es esa la época en las que somos más débiles... Me asusta mucho. Más incluso que Christian Grey.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, acabo de descubrirte y te sigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Bienvenida! Totalmente de acuerdo. Es sobre todo en la romántica juvenil donde da más miedo. Puede que no haya escenas de sexo, pero sí control, manipulación, celos infundados... Si las chicas jovencitas empiezan a verlo como normal porque aparece en los libros que leen, ¿qué no pasará en la realidad?
      Gracias por pasarte y quedarte.
      Saludos

      Eliminar
  3. Me gusta mucho la reflexión, eMe, es un tema complejo. Por un lado está ese tirón medio masoquista, medio redentor que nos gusta tanto (en la ficción, porque en la vida real tiene poca gracia) y que nos hace querer pasarlo un poco mal para luego terminar con el prota despota reconvertido en compañero dulce, amoroso y protector.
    Cada una tenemos nuestras debilidades y nuestros gustos. No sé si soy la más indicada para decir esto cabe, esto no cabe, pero sí creo que hay que tener mucho cuidado con el mensaje que se transmite y cómo se transmite. No me valen los arreglos de última hora, no me gustan los personajes celosos y posesivos que asfixian y controlan a sus parejas, no me gusta que se den por envidiables las relaciones tóxicas y destructivas.
    Por otro lado también confío en el criterio de las lectoras y estoy segura de que saben establecer diferencias, pero sí que me gustaría que desde las editoriales no se apostase por fomentar determinados contenidos. Pero ya sabemos cuál es el criterio que va a regir siempre en estos casos.
    En fin, que perdón por la charla y que siempre es muy interesante leerte. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marisa!
      Es un tema muuuy complejo. Tienes razón al comentar que es bonito sufrir si con ello se logra la redención, pero no así. No con malos tratos, no con humillación, no con una relación asfixiante. ¡Ojo! yo en ningún momento digo que no deba escribirse ese tipo de novelas, me parece muy lícito que cada uno cuente lo que quiera contar y tenga sus lectores para ello. Lo que no me parece bien es que se le llame ROMÁNTICA.
      Porque no lo es.
      Un placer tenerte en el blog.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Relaciones tóxicas, lenguaje inapropiado y soez... Resulta sorprendente sobre todo cuando hay una campaña feroz de marketing detrás de esas "novelas románticas". La romántica debería darnos otros personajes y otros caracteres. Los protagonistas controladores, celosos, violentos parecen enloquecer a muchas lectoras, como si fuera un ejemplo de macho. Las protagonistas que van de independientes pero que adoptan actitudes injustificables, desmedidas y que no las mejora como personaje, de eso también empieza a haber demasiado. ¿quién tiene la culpa? Pues mientras las editoriales sigan vendiendo y las lectoras sigan poniéndolas por las nubes solo nos queda mirar y seguir sorprendiéndonos...
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Lidia.
      Hay una epidemia de literatura "romántica" que abusa de todo eso como si fuese lo más "in" del momento. Y todo llevado con una campaña de marketing estupenda. ¿Nos querrán idiotizar?
      Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  5. Me gusta tu reflexión eMe, y como siempre estoy de acuerdo con lo que se comenta, y al igual, no seré yo quien diga qué clase de personajes deben gustar a uno u a otro en una novela, o que tipo de historias deben de haber, o las relaciones que deben ser buenas o malas. Yo sé lo que busco y, supongo que cada persona también en una historia. Creo que también el problema es saber diferenciar lo que leemos de la realidad (que hay quien no lo hace). En cuanto a lo que comentas más abajo de si debe estar incluido en la romántica esa clase de valores… pues por desgracia hay gente que este tipo de argumentos los ve románticos, y al final de todo esto volvemos siempre a lo mismo, el lector es el que tiene la última palabra.
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, cada uno debe de buscar sus lecturas, pero me preocupa ver que cada vez ese tipo de literatura tiene más adeptos. O a lo mejor es que hacen más ruido que los que no estamos de acuerdo, ¡ojalá así sea!
      Lo malo es que desde fuera ven el género como solo eso y es muy poco serio.
      Un abrazo, Samantha!!

      Eliminar
  6. ¡Hola, eMe!
    Yo siempre he sido amante de las historias románticas, pero no soporto el hecho de que el protagonista sea el que domina, llegando al maltrato (en cualquiera de sus formas), a la protagonista y ella, sin tener fuerza de voluntad, sigue y sigue con la idea de que cambie y todo eso.

    Eso sí, coincido con Marisa en que los tira y afloja me gustan, sufrir junto a los protagonista para que al llegar al final quedemos satisfechas con un final redondo (que se cierre todo en condiciones).

    No sé si me expliqué bien jeje.

    Ha sido interesante leer esta reflexión.

    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De maravilla!
      Los tira y afloja están bien, son buenos y necesarios en una historia, pero yo creo que no se debe de llegar nunca a convertir una historia romántica en algo que no es. Y ahora se ven novelas que se han apuntado al género y que, es genial que estén, no digo que no, pero deberían llamarse de otro modo.
      Un saludo, R. Crespo!

      Eliminar
  7. Hola eMe!!
    Como siempre unos debates muy buenos!! :D
    Es que creo que son cosas diferentes. Me explico:
    A mí me gustan los personajes bordes, cabezotas y chulos, con un toque canalla, que luego sí o sí, caen rendidos al amor de su vida.
    Y otra cosa son los maltratadores, los que te dicen qué tienes que hacer, o qué te puedes poner, los que te controlan el móvil o te preguntan que por qué has tardado tanto en volver a casa. Esos que veladamente "aceptamos! tanto en los libros como en la vida real. Esos a mí no me gustan, ni en la vida real ni en los libros, es más, si partimos de una violación en una novela, no es normal enamorarse de esa persona!! Yo no me enamoraría de mi violador O.o
    Pero el problema, es que a veces la línea es tan sutil, que muchas no nos damos cuenta de lo que realmente estamos leyendo...
    Besos guapa! <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Como decís tú y también Marisa Sicilia la línea es fina, pero he abierto debate porque últimamente veo muchas historias que no deberían catalogarse como Romántica y en las que los personajes están tan "rotos" que es difícil creer en su redención.
      Gracias por pasarte, Sandra.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  8. Me gusta tu reflexión y estoy bastante de acuerdo a nivel personal con ella. Respeto el gusto de todos los lectores pero yo, tanto cuando soy lectora como cuando actúo como escritora, prefiero a esas mujeres luchadoras y a los hombres atormentados que necesitan ser rescatados por ellas. ¿Por qué una mujer fuerte y un hombre débil no pueden tener una hermosa historia de amor con final feliz? Personalmente, se parece más a la vida real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor puede ser hermoso en un sinfín de historias. No es necesario que ella sea una mujer pusilánime y él un macho ibérico de pura raza. Más que nada porque sería muy difícil y poco creíble que al final de la novela se invirtiesen los papeles.
      Me gustan las historias que, al margen de la fantasía y la emoción, puedan ser reales.
      Gracias por pasarte.
      UN abrazo.

      Eliminar