2/5/17

Carta a los editores.

Queridas editoriales:
Sé que tienen montañas de trabajo, que a veces son pocos en plantilla y que se convierten en personas multitarea que leen, corrigen, maquetan, editan… Vaya, que entiendo que solo les falta bajar al sótano a poner la imprenta en marcha para después encuadernar. Comprendo que están sobrecargados, que faltan manos para tanto por hacer, pero lo que pido es pequeño. En realidad, es algo nimio en comparación con todo lo que cargan a sus espaldas y, además, no es para mí, es por el bien general.

¿Podrían dejar de regalar libros a aquellos blogs que los destrozan por no saber dar una opinión y que únicamente se limitan a hacer un extenso resumen? A aquellos cuyas reseñas da vergüenza compartir porque están plagadas de faltas y de pensamientos inconexos; a los que hacen spoilers, aunque sea sin darse cuenta, y destrozan así las expectativas de un futuro y confiado lector; a los que parecen no haberse leído el libro porque se limitan a copiar la sinopsis, o peor, a los que copian la reseñas de otros creyendo que es un mal menor… ¿Sería tan complicado que afinaran en su selección?


Todo este mundillo es amateur; soy consciente. Somos un medio publicitario barato: el pago por una reseña se limita al libro físico y al orgásmico placer de hacerle la foto al buzón cuando llega su paquete. Sé que no somos profesionales y que todo se hace con «buena» intención. Pero… ¿es necesario que sea todo tan ilógico? Si se ha de hablar de libros que se haga con propiedad, con cierto análisis y con criterio propio. ¿No les parece?

Aunque para encontrarlos haya que rebuscar, hay blogs muy buenos por ahí. Seguro que con un poco de esfuerzo se podría mejorar mucho, sin la necesidad de premiar la mediocridad de aquellos que solo les escriben para recibir un paquete y que después cumplen de cualquier manera el expediente.

Gracias por su atención.

Les saluda atentamente.

6 comentarios:

  1. Suscribo lo que pones (aunque mi blog sea muy pequeñito y sin ningún tipo de objetivo con editoriales). Entiendo la frustración al ver ciertas cosas. Yo sigo muchísimos blogs pero no leo las reseñas de casi ninguno de ellos porque no me aportan nada. Sólo confío en las de algunos "pocos"
    Un abrazo (ya tienes una seguidora más)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen.
      Yo tampoco tengo aspiraciones a trabajar con editoriales, prefiero ser un alma libre y leer lo que me apetezca, pero no puedo evitar ver algunas cosas y frustrarme. Y no me voy a callar.
      Muchas gracias por pasarte y quedarte.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Ay!!!! Imprime la entrada, haz copia y empieza a mandarla sin ton ni son!! A lo mejor la editorial piensa.
    Yo añadiría: ¿leéis entero el libro? Hay errores que claman al cielo.
    Muy bien eMe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! :)
      ¿Hacemos panfletos? Y lo del libro lo he puestoooo jajaja
      Muchas gracias
      Besos.

      Eliminar
  3. ¡Hola, eMe! Pienso exactamente como tú y lo peor de todo esto es que luego los blogs que nos lo curramos un poco más, leemos e intentamos que la reseña sea lo mejor posible siempre nos quedamos sin ejemplares para leer y reseñar. Supongo que a las editoriales solo les interesa la publicidad, que se hable del libro sea como sea, aunque no sea de buena manera, con buena ortografía y sin copiarle a nadie...

    Aunque supongo que lo que más tira siempre es el número de visitas, seguidores y comentarios, cuando realmente lo que importa es que la gente lea la reseña y le interese. Sin importar si tras leer la reseña comenta o no.

    ¡Gracias por esta entrada! Creo que has plasmado todo lo que pensamos algunos de nosotros jeje.

    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El regalar libros sin ton ni son es lo que consigue, que haya treinta reseñas (generalmente iguales) que salen al mismo tiempo. Creo que en realidad eso es lo que buscan los editores: presencia. Independientemente de lo que se diga en ellas, pero... para el lector de verdad estoy segura de que es hasta contraproducente.
      Gracias, Rocío, por comentar.
      Un saludo!

      Eliminar