16/4/15

Alma Vikinga - Nieves Hidalgo













Odín, dios de la guerra, lo había elegido. Educado en las armas, el vikingo y semidiós Ishkar, primogénito de la casa de Vadin, estaba destinado a realizar grandes conquistas. Sayka, hija de Zollak y cristiana, había tomado las armas en reemplazo de su hermano menor para defender a su pueblo de toda clase de invasores.
Enfrentados entre sí, la codicia, el odio, la venganza..., unidos a la ardiente fe del pueblo al que pretende someter, conseguirán que Ishkar dude de su condición de semidiós y de sus creencias.

Leyendo este libro me he dado cuenta de que tengo un problema: no comulgo con las protagonistas de novelas históricas que se empeñan en ser mujeres del siglo XXI. No digo que no hubiera mujeres valientes, decididas y con carácter fuerte, no es eso. Lo que me chirría que la heroína se enfrente a espada a un caudillo vikingo entrenado y versado en la lucha cuerpo a cuerpo y que tenga los arrestos para doblegarle. Y que a lo largo del libro se empeñe en retarle a cada momento aún siendo su prisionera. Más en un momento de la historia en el que la esclavitud estaba a la orden del día y la vida de un prisionero valía muy poco. Además pasa del más puro y visceral odio a la admiración y amor entregado casi sin darnos tiempo a asimilarlo. Ese ha sido para mi el mayor handicap de este libro: Creerme al personaje femenino. 
Sin embargo, Iskhar, el protagonista de esta historia me ha parecido muy bien definido. Un hombre bruto, bárbaro, y en cierto modo un salvaje, pero con unas convicciones nobles y un carácter entendible y campechano.
Buen grupo de secundarios, por parte de los dos bandos. Desde los guerreros que acompañan a Iskhar hasta la familia de Sayka.

Al principio la trama se desarrolla algo lenta, pues se centra en la historia de Vadin y sus hijos, pero poco a poco va cogiendo ritmo y se hace más cómodo de leer. La historia de amor, aunque previsible, es bonita y eso unido a la facilidad de la narración de la que hace gala la escritora, hace que lo termines casi sin darte cuenta. 

No controlo la época pero me parece muy creíble en cuanto a documentación y ambientación: las referencias a la mitología y a las costumbres vikingas.Todo muy bien explicado.

He tenido sentimientos encontrados con este libro, pero por supuesto que buscaré nuevos títulos de esta autora para futuras lecturas.